Aquí tenéis una nueva entrada!!!

Hemos de agradecerle a los alumnos de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia que nos lo han facilitado de su revista Trinitarios3. Gracias!!!!!!

teologiavalencia.es, edilva.es, issuu.com

 

 

“La cruz del Gólgota no podrá salvarte del mal si no es también en ti erigida”. Esta cita del místico alemán Angelus Silesius nos introduce al misterio fundamental de nuestra fe: la redención del hombre y del mundo obrada por Jesucristo en la cruz. Ríos de tinta han corrido sobre este acontecimiento insólito que ha marcado el rumbo de dos milenios. La teología ha hecho grandes esfuerzos por explicar su valor, pero la insondabilidad del misterio de un Dios que se hace hombre cargando sobre sí las miserias, el dolor y el sufrimiento de la humanidad entera sigue provocando en nosotros reacciones contradictorias: perplejidad, asombro, escepticismo, incomprensión, devoción, consuelo y otras muchas. Muchas veces desde la sensibilidad o el arte pueden recogerse matices del gran acontecimiento salvífico que escapan a los engranajes de nuestra razón. De hecho en la cruz Cristo tuvo que enfrentarse al absurdo del sinsentido y a la falta misma de razones, hasta el punto de elevar un grito al Cielo clamando: “¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?”.

Un Dios que muere parece una contradicción. Tal vez siglos de tradición nos han acostumbrado a ver como natural lo que en realidad es un auténtico escándalo. Es por ello por lo que debemos estar siempre abiertos a contemplar el misterio con ojos nuevos, porque el misterio de Cristo es infinito. No es simplemente algo que pasó, sino una realidad viva que llama perennemente a nuestra puerta.

El libro “Los hermanos Karamazov” está surcado de intuiciones que nos alumbran este misterio del sufrimiento y de la redención. Dostoievski nos desvela un profundo conocimiento del corazón humano, reflejado en los personajes principales de la obra. Es la historia de la violenta enemistad entre un padre y sus hijos. El viejo libertino Fiodor Karamazov y sus hijos Dimitri, Ivan, Alexei y Smerdiakov, el hijo ilegítimo que vive en la casa como sirviente. En sus relaciones se entremezclan el basto entramado de emociones que brotan del interior del hombre: el odio, la venganza, el perdón, el amor, la desesperación, la ira o los celos. El autor expresa magníficamente las contradicción humana, el misterio del dolor, el riesgo de la libertad, la agonía de la culpa y el caos que se desencadena cuando los personajes se dejan arrastrar por sus pasiones más primarias.

Nuestros actos tienen consecuencias y nosotros solemos ser los autores de nuestra propia condenación. Como decía san Felipe Neri: “normalmente somos los carpinteros de nuestras propias cruces”. Y no solo quedan en nosotros mismos, sino que nuestras injusticias repercuten en las demás personas generando dolor y sufrimiento a los inocentes. De este modo Dostoievski percibe a la humanidad como una red interconectada en la que el sufrimiento ajeno es en cierto modo responsabilidad de todo hombre. La experiencia personal del dolor puede abrirlos los ojos a esta realidad, sacudirnos de la vida cómoda en la que estamos anquilosados e impulsarnos a la entrega generosa para contribuir a un orden social más justo. De algún modo ese sufrimiento nos une a la expiación redentora de Cristo, nos abre y nos une a los demás y a Dios. No se trata de buscar voluntariamente el sufrimiento. Dante colocaba en lo más profundo del infierno a aquellos que viven en la tristeza por su propia voluntad. Pero tarde o temprano el sufrimiento llama a las puertas de todo corazón, y ese sufrimiento puede ser una puerta a la trascendencia.

Frente a las tinieblas del mundo hay una luz débil que centellea y nunca se apaga, y esa luz es la luz del amor. Por medio del amor podemos disipar las dudas, hacer frente a las contradicciones de la existencia y dar sentido a la propia vida. Basta con citar las palabras del starets Zozima, un personaje clave de la obra: “el amor es el que lo hace todo. Procure amar al prójimo con un amor inextinguible. A medida que vaya usted progresando en el amor al prójimo, se irá convenciendo de la existencia de Dios y de la inmortalidad del alma. Si alcanza la abnegación completa en su amor al prójimo, creerá ciegamente y la duda no podrá siquiera rozar su alma. Esto está demostrado por la experiencia”.

Por medio del amor también podemos repercutir positivamente en esa armonía universal entre los hombres, ayudando a otros a que salgan de la oscuridad, abriéndoles los ojos al reino escondido de Dios y a su salvación. Muchas veces no son necesarias grandes obras. Un gesto sencillo de bondad, aun inconsciente, puede contribuir de un modo insospechado a la felicidad de otro. Así lo expresa Alexei, el personaje principal, en un discurso que pronuncia ante un grupo de niños: “Sabed que no hay nada más noble, más fuerte, más sano y más útil en la vida que un buen recuerdo, sobre todo cuando es un recuerdo de la infancia, del hogar paterno. Se os habla mucho de vuestra instrucción. Pues bien, un recuerdo ejemplar, conservado desde la infancia, es lo que más instruye. El que hace una buena provisión de ellos para su futuro, está salvado. E incluso si conservamos uno solo, este único recuerdo puede ser algún día nuestra salvación”.

Sabiendo pues que todo lo que hacemos repercute en nosotros mismos y en los demás alcémonos como dispensadores de amor y de buenos recuerdos. Procuremos embellecer cada momento ocupándonos en ser felices y, en la medida de nuestras posibilidades, en hacer felices a los demás. Preparémonos para las dificultades. No busquemos en dolor, pero hagámosle frente cuando llegue con la confianza puesta en Dios y recordemos siempre aquello que decía el apóstol Pablo: “todo contribuye al bien de los que aman a Dios”.

 

Enrique Soriano Martínez

0 Comments | Posted By David Peña

El abrazo de Jerusalén

03/12/2015 20:34:10

 

“El abrazo de Jerusalén”, editado por Paulinas, está escrito con motivo de un hito en la historia del cristianismo. Un hito que se produjo el día cinco de enero de mil novecientos sesenta y cuatro, del que acabamos de celebrar su cincuenta aniversario. Dos protagonistas: Pablo VI y Athenagoras. Un lugar geográfico: la colina frente a Jerusalén, rompiendo con la hasta ahora estancia habitual de los Papas en el Vaticano. Dos Iglesias: Católica y Ortodoxa. Un encuentro decisivo con el que se rompían siglos de distancia entre dos Iglesias cristianas que por fin se reconocían de nuevo hermanas.

 

Su autora, Valeria Martano, es la mejor estudiosa de la vida de Athenagoras, del que dirá Juan Pablo II, que desde el abrazo de Jerusalén se ha convertido para muchos en el rostro del Oriente cristiano,  y una gran estudiosa del Oriente cristiano y de las relaciones entre las Iglesias Católicas y Ortodoxas que fueron durante muchos años inexistente, llegando incluso a girar la cabeza ante la otra, cuando se encontraban, parte para no tener que saludarse, porque no se reconocían mutuamente como cristianos. El último encuentro mantenido entre un patriarca ortodoxo y un Papa se había producido entre José II, Patriarca de Constantinopla y el Papa Eugenio IV en 1439, donde José II fue obligado a besar el pie de Eugenio IV, siendo tomado este gesto, por la Iglesia ortodoxa, como una humillación.

 

El libro se divide en tres grandes partes: 1-Jerusalén. 2-El sueño de la unidad. 3-Iglesias hermanas. Vamos a hacer un recorrido por cada una de ellas sacando las ideas fundamentales.

 

Primera parte: Jerusalén

 

Después de 500 años de separaciones entre ambas Iglesias, en Jerusalén que nace la Iglesia indivisa, renace de nuevo. El abrazo entre el Papa y el Patriarca hace renacer en todos la atmósfera de Pentecostés. Se unen para separar las diferencias (canónicas y teológicas) que desde hace siglos dividen a las dos Iglesias. Abrieron una nueva época, marcaron una nueva era. La era del encuentro, del reconocimiento. Es Pablo VI el que sale al encuentro de Athenagoras y lo hace con los brazos abiertos. Nace la “primavera” eclesial.  

 

A continuación otro gesto de Pablo VI que resulta importante en este encuentro: Renuncia al trono preparado para sentarse el Papa y se sienta junto a Athenagoras en una esquina donde habían dos sillones iguales, evocando la renuncia  a la supremacía y recuerda el diálogo “en plan de igualdad”.  Una conversación marcada por palabras de gratitud a Dios, de esperanza en un futuro de unidad y reconciliación. Podemos decir con el título del primer capítulo que: “La Iglesia indivisa renace en Jerusalén”. Se trataba, como dice Giovanni Spadolini, de “el retorno al espíritu de fraternidad y de tolerancia que brilló en los Evangelios”.

 

Segunda parte: El sueño de la unidad

 

Con el abrazo de Jerusalén, podemos decir que nace un nuevo método ecuménico en el que adquiere un valor decisivo el encuentro personal. Se trata de reconstruir el originario vínculo de fraternidad entre hombres y pueblos.

 

Será Monseñor Pierre Duprey quien medie en este diálogo ecuménico que se verá oportuno con la llegada al trono de Pedro del Papa Juan XXIII, que había vivido veinte años en Oriente, y que visitaría el sínodo ortodoxo el 26 de agosto de 1925, insistiendo en la necesidad de buscar lo que nos une. Habla de respeto pero, sobre todo, de fraternidad.

 

Juan XXIII, consciente de la necesidad ecuménica, anuncia a algunos cardenales (25/01/1959) la convocaría de un Concilio ecuménico: “Dirigimos una amable y renovada invitación a nuestros hermanos de las Iglesias separadas a participar con nosotros en este convite de gracia y de fraternidad, al que tantas almas anhelan desde muchos puntos de la Tierra”.

 

Esta invitación a toda las Iglesias separadas, hace que los patriarcas de diferentes Iglesias ortodoxas se reúnan y prepararen un gran concilio de la ortodoxia, que tendrá lugar en Rodas, en septiembre de 1961, y en el que estarán presentes representantes de casi todas las iglesias ortodoxas y observadores de las Iglesias de la Reforma; y algunos sacerdotes católicos que siguen el trabajo en calidad de periodistas. Dos años más tarde, volverían a reunirse de nuevo en Rodas, llegando a la importante decisión que cada Iglesia pueda abrir separadamente, un diálogo con la Iglesia Católica en plan de igualdad. Las distancias entre ambas iglesias se van acortando. Se programa un encuentro entre Juan XXIII y Athenagoras que no llegaría a realizarse por el agravamiento de la enfermedad del Papa y a la muerte de este, el mismo Patriarca se acerca personalmente a la Delegación Apostólica a manifestar sus condolencias.

 

Un camino abierto que tendrá que recorrer su sucesor: Pablo VI. El mismo que en la misa de su pontificado dirá sobre la herencia ecuménica de su predecesor: “el cual, bajo el soplo del Espíritu Santo, hizo nacer en este campo inmensas esperanzas, que nos consideramos como un deber no desilusionar”.

 

El definitivo encuentro se dará en 1964 y sobre él dirá Athenagoras, que tiene un gran objetivo: “reencontrar a Cristo, presente entre los que están unidos y no separados… para escribir un mensaje de una nueva época, en esta Ciudad donde fue escrita la historia del universo, en cuyo desarrollo se encuentra el mundo entero, todavía más lejano que los confines de la Iglesia, hasta donde se extienden la fuerza, la influencia y la civilización del cristianismo”.

 

Tercera parte: Iglesias hermanas

 

Durante los meses y años posteriores, se van produciendo avances y retrocesos. Uno de estos avances es la restitución de las reliquias de San Andrés, que estaban custodiadas en Roma, reconociendo, con este acto, el fundamento apostólico de la Iglesia griega. Otro gesto será el anillo episcopal que Pablo VI regaló a Athenagoras, perteneciente a Juan XXIII. 

 

En noviembre de 1964 se aprueba, por casi unanimidad, el decreto de la Iglesia católica sobre ecumenismo: Unitatis Redintegratio. Pero el paso mayor se daría cuando el 7 de diciembre de 1965, Roma y Constantinopla cancelan las recíprocas excomuniones.

 

Conclusión:

 

Podemos concluir diciendo que tanto Athenagoras como Pablo VI constituyen un ejemplo para creer en el diálogo ecuménico. Y termino con las mismas palabras que V. Martano concluye su libro. Son de Athenagoras: “Nosotros contemplamos la situación actual con una profunda esperanza cristiana y con un profundo sentido de responsabilidad por el tipo de mundo que saldrá de la situación de hoy. Esta es la hora de la Iglesia: unidad, esta debe ofrecer orientaciones cristianas al nuevo mundo que nace”.

 

 


0 Comments | Posted in Muy Recomendados!!! By David Peña

La Misná.

27/07/2015 08:43:03

La semana pasada, caía en mis manos una edición de ediciones sígueme de Carlos del Valle y al ojearla quedé admirado de la cantidad de preceptos/Normas/leyes que debían cumplir los judíos. 

La “mishná” es una obra de arte en toda regla, se trata de la codificación más antigua de la ley oral rabínica, predecesora al Talmud. "Recoge muchísimas de las tradiciones de las que se hacen eco también los evangelios y otros escritos cristianos" "y es indispensable para conocer al detalle muchos de los aspectos de la vida judía y que explican en buena parte las supervivencia del judaísmo, incluso en las condiciones más adversas"

Como prueba de ello, a continuación transcribo alguno de sus artículos.

 "Si una piel tiene ligada a ella tanta carne como la cantidad de una aceituna, quien tocare alguno de sus filamentos  que se desprenden...es impuro"

"Si el sumo sacerdote ungido tomó una decisión para sí mismo  erróneamente y, en consecuencia, actuó por error, deberá ofrecer un toro. Si lo hizo, pero obró con premeditación, o si lo hizo con premeditación, pero obró inadvertidamente, está absuelto..."

"Samuel, el pequeño decía: No te regocijes cuando cae tu enemigo ni te alegres cuando el tropieza, no sea que lo vea el señor, le parezca mal y retire de él su ira"

"Si dice a uno en la plaza ¿dónde está mi buey que robaste?, y aquel dice "No lo robé" y hay testigos que testimonian que lo robó, ha de pagar el doble. Si lo mató y lo vendió, ha de pagar el cuádruple o el quíntuple. Si aquel ve que los testigos van acercándose lentamente y dice "lo robé pero no lo sacrifiqué ni lo vendí. No ha de pagar más que su valor.

Seis son los órdenes que agrupan los diversos textos: Orden primero: Semillas (zeraim); Orden segundo: Fiestas (moed); Orden tercero: Mujeres (nashim); Orden cuarto: Daños (nesiqin); Orden quinto: Cosas sagradas (qodashim); Orden sexto: Purezas (tohorot).

0 Comments | Posted in Muy Recomendados!!! By David Peña

Amar a Dios en la vida ordinaria!

26/06/2015 14:50:12

Son solo 2 minutos!!! 

Donde se nos recuerda que Dios está en todas partes y podemos hacerle presente.

Espero que os guste/Inspire/ayude/ilumine etc. etc. etc. :)

Amar al Mundo from Libreria Edilva on Vimeo.

0 Comments | Posted in Videos!!! By David Peña

Estrenamos WEB!!!

30/04/2015 09:38:51

 El día 21 de septiembre del 2013, el Papa Francisco, con motivo de la Asamblea Plenaria del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales decía: “Es importante, queridos amigos, la atención y la presencia de la Iglesia en el mundo de la comunicación, para dialogar con el hombre de hoy y llevarlo al encuentro con Cristo, pero el encuentro con Cristo es un encuentro personal”.

Pues siguiendo la recomendación del Santo Padre, y sabiendo cómo las nuevas tecnologías e internet se han metido en nuestros hogares y en nuestras comunidades, desde EDILVA hemos apostado por hacernos presente en la red creando nuestra propia web (www.edilva.es) y con perfiles en Twitter (@LibreriaEdilva) y Facebook (https://www.facebook.com/Edilva.Libreria ). Estamos convencidos que para llevar al hombre al encuentro personal con Cristo, hoy más que nunca, es necesario tener presencia en las redes sociales.En nuestra librería tenemos un gran número de libros de: filosofía, teología, pastorales, ecuménicos, psicológicos y pedagógicos, de divulgación, novelas, etc. que podéis conseguir desde casa a sólo un golpe de ratón o bien visitando nuestra librería en calle Trinitarios, 3 de Valencia.

 

Con este blog pretendemos ayudarnos unos a otros, pues muchas veces, nos gustaría leer pero no sabemos qué. Este blog está pensando para que todos compartamos: nuestras lecturas, nuestros libros de cabecera, o si sabemos de alguna presentación de un libro, de algún artículo literario que merezca la pena, alguna charla que algún autor de reconocido prestigio imparta … Todo ello, siempre, desde el respeto. Por esto pedimos que escribas tus posts.

Te pedimos a ti que has llegado hasta aquí que nos ayudes a difundirlo a todos tus contactos por las redes sociales, parroquias, colegios, comunidades religiosas, etc. Deseamos que el mensaje del Evangelio esté presente en todos los rincones del mundo.

Si además tienes alguna sugerencia, te interesa buscar una opinión sobre un libro que te han recomendado, o cualquier cosa que consideres de relevancia para nuestra web o nuestro blog, comunícanosla. Pero si alguna vez no sabes qué leer o buscas algún artículo interesante, no dudes en preguntarnos mandando un mail a edilva@edilva.es

 Desde Edilva os iremos informando de toda las novedades que vayan surgiendo.
Un millón de gracias por Visitarnos!!!!
0 Comments | Posted By HHR
Este sitio utiliza cookies. Al navegar por este sitio aceptas que estás de acuerdo con el uso que hacemos de estas cookies. Encuentra más información aquí
x